Desafíos emocionales en el proceso de emprender: Una entrevista con Maha Aly y David Audretsch

¿Cuál es la importancia de poseer habilidades emocionales para el manejo adecuado de las fases iniciales y de ampliación de un proyecto emprendedor de oportunidad y lograr el éxito?

Este es el tema que abordamos en una conversación con Maha Aly y David Audretsch coautores de una investigación publicada en el Journal of Tecnology Transfer, bajo el título  Emotional skills for entrepreneurial success: the promise of entrepreneurship education and policy (se puede bajar una separata del artículo en el siguiente enlace: https://link.springer.com/article/10.1007/s10961-021-09866-1 )

Aly, es una especialista en psicología empresarial, con experiencia directa como  empresaria, terapeuta y coach de emprendedores, mientras Audretsch es una reconocida autoridad en materia de investigaciones científicas vinculadas con el desarrollo empresarial, recientemente rankeado por el AD Scientific Index 2024, como el número uno entre los cien cientistas más importantes del mundo en el área de negocios y desarrollo emprendedor. En EmpreSomos Centroamérica tenemos el privilegio y el honor de contar con el Dr. Audretsch como líder principal de nuestro Consejo de Asesores.

Aly resumió los resultados de la investigación destacando que a menudo los desafíos emocionales fuerzan a muchos emprendedores a abandonar su proyecto. Sin embargo, las entidades educativas y en general las que proveen apoyo al desarrollo emprendedor, a menudo soslayan la importancia de compartir conocimientos o prácticas relacionados con educación emocional, enfatizando más bien las áreas vinculadas con gestión financiera, mercadeo, networking, gestión de personal, protipado etc. Si bien el conocimiento de estos temas es de mucha relevancia para el emprendedor de oportunidad, en particular en el caso de proyectos complejos, algunas estadísticas publicadas por Fortune Magazine sugieren que alrededor de un treinta por ciento de los fracasos emprendedores están relacionados con desafíos emocionales de sus fundadores. De ahí la importancia que tiene el manejo de las emociones en el proceso de emprender.   

Aly y Audrescht aplicaron conceptos de la Teoría Cognitivo-Conductual para el diseño de una curva emocional del trayecto emprendedor en la que se destacan los distintos tipos de emociones que los emprendedores experimentan desde que se fragua la idea hasta que se logra estabilizar y ampliar la oferta de bienes o servicios.

El resultado está plasmado en la Figura 1 a continuación, la cual se asemeja a una montaña rusa emocional: mucha emoción al inicio de la idea de crear un nuevo negocio seguido a medida que se avanza de pensamientos negativos y sensaciones de miedo, incertidumbre, desequilibrio e inclusive inseguridad, angustia, agotamiento mental y hasta depresión.

Figura 1: Principales desafíos emocionales en el proceso de creación y desarrollo de proyectos emprendedores

Adaptado por Aly y Audretsch del trabajo de Love, H. (2016). The start-up J Curve: The six steps to entrepreneurial success. Greenleaf Book Group Press.

La figura 2 complementa la primera y ofrece una curva en J que ilustra los tipos de pensamientos, ideas, o voces internas que atraviesan por la mente de los emprendedores durante el trayecto emprendedor

De acuerdo con Aly y Audretsch potenciar y fortalecer habilidades emocionales permite a los emprendedores enfrentar con más facilidad pensamientos o sentimientos que son contraproducentes al proceso emprendedor, y le permiten mantener esperanza y perseverancia, así como también, aprender a convivir y superar las típicas incertidumbres crónicas. También le ayuda a procesar mejor la información que le llega, colocarla en perspectiva, actuar con sabiduría y tomar decisiones equilibradas.   

¿Cómo se logra esto? Algunas de las sugerencias de los expertos incluyen:

Autoconocimiento, vale decir, dedicar al menos 10 minutos regularmente para reflexionar y conectar con nuestras emociones, incluso si son desagradables. Conocernos a nosotros mismos nos ayuda a entender mejor cómo piensan los demás, lo que usualmente es fundamental para establecer relaciones exitosas.

Pedir ayuda (psicológica si es necesario) para mejorar la gestión emocional. A menudo, el primer paso en el camino a la paz interior consiste en compartir y liberar las emociones.

Fortalecer la resiliencia para superar los desafíos y obstáculos del camino emprendedor de manera positiva y constructiva.

Finalmente, y no menos importante, hay que comprender que el componente emocional es parte indispensable del equipaje emprendedor. Abordarlo y gestionarlo efectivamente facilita el crecimiento personal y el éxito en el mundo empresarial.